ELDER LIGHTFOOT SOLOMON MICHAUX: Happy Am I

Elder Lightfoot Solomon Michaux

En 1929 el predicador Elder Lightfoot Solomon Michaux fue detenido por la policía de la localidad de Newsport News. En los años 20 del siglo pasado, el estado de Virginia, como muchos otros, mantenía una fuerte segregación por todo su territorio en todos los aspectos de la vida pública: Escuelas, restaurantes, transportes y, cómo no, iglesias. Michaux se había convertido en uno de los más fervientes combatientes de las leyes Jim Crow, y abogaba por una iglesia integrada, donde blancos y negros pudieran reunirse y escuchar la palabra de Dios. Así fue que en 1929 (algunas fechas mencionan otros años) hizo una llamada general a los creyentes blancos para acudir libremente a su iglesia, pero fue en cambio la policía quien se presentó arrestando al predicador. No era el primer encontronazo de Michaux con la ley. Años atrás se le había arrestado por cantar demasiado alto junto a parte de su congregación por las calles para llamar a la gente a la iglesia en un domingo por la mañana,. Michaux se defendió a si mismo, perdió y apeló la sentencia y al final fue multado. Fue justamente lo mismo que sucedió en 1929 cuando alegó que la Biblia no hablaba de segregación. Pero las leyes blancas eran intransigentes y acabó multado de nuevo.

Lightfoot Solomon Michaux fue un personaje muy interesante y a menudo olvidado. Empezó su carrera de predicador en los años 10, época en la que, unido a su mujer, predicaba en tiendas de campaña, hasta que estableció su primera Iglesia en su ciudad natal de Newsport News en 1919. Su éxito fue espectacular. No sólo tenía un carisma especial sino que amenizaba todas sus liturgias con música Gospel compuesta por él mismo e interpretada por un gran coro al que se unían los feligreses presentes (vale la pena ver la filmación que compartí hace tiempo en la sección de Videos).

Pero su verdadera época de esplendor llegó durante los años 30. En 1929 Michaux fue contratado por la cadena de Radio WJSV donde nuestro hombre presentó su “Happiness Hour”, un programa en el que mezclaba sus canciones con sermones. En 1932 la cadena fue absorbida por CBS lo que significó el programa se retransmitía entonces por más de 50 estaciones de radio afiliadas, lo que le abrió las puertas a una audiencia estimada de unos 25 millones de espectadores. En plena depresión Michaux ofrecía un mensaje de felicidad y esperanza a todos ellos, amenizado con estupendas canciones de cosecha propia que lo convirtieron en uno de los personajes más famosos de la época.

No es entonces extraño que el sello Victor se interesara por él. Entre 1933 y 1934 Michaux grabó una serie de discos, algunos grabaciones de sus sermones en directo, pero muchos no se sabe si llegaron a ser editados. Por suerte hay uno que sí lo fue, y es esta pequeña joya con su tema insignia la que presento hoy. “Happy Am I” fue su canción más famosa y que llegó a convertirse en una especie de himno hasta el punto que a menudo Michaux se promocionó como el Happy am I preacher. Hay una cosa que me fascina de esta grabación y del estilo de Michaux, y es que se aleja mucho del Gospel habitual al que estamos acotumbrados. No hay una influencia cara del Blues o del Stomp, ni tan sólo de los gritos de pregunta y respuesta. Pero así y todo es música, nunca más bien dicho, celestial, sencilla  y directa, casi como un mantra, con un juego de voces fantástico. Como siempre, digitalizado de mi colección. Espero que lo disfruten.

Elder Lighfoot Solomon Michaux Congregational Singing “Happy Am I” New York, 23/3/1934 Victor 24607

ARCHIVO/FILE

………………………………………………………

Anuncios
Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , , , | Deja un comentario

THE MOATSVILLE STRING TICKLERS “Moatsville Blues”

Foto promocional de los Moatsville String Ticklers.

Frank Buckley Walker era un apasionado de la música Country. Después de diversos trabajos que no tenían nada que ver con la música, había sido contratado como cazatalentos por Columbia Records a inicios de los años 20, para quienes descubrió nada menos que a Bessie smith. En 1928 Columbia lo envía a Tennessee en busca de talentos autóctonos de la zona. El año anterior, el que era por entonces el principal rival de Columbia, Victor, había organizado unas sesiones de grabación en Bristol, (de la que ya hablamos con anterioridad) que supusieron un rotundo éxito y descubrieron al mundo artistas del talla de Jimmie Rodgers o la Carter Family. Intentando emular el éxito, Columbia envió a Walker en busca de nuevos talentos a Johnson City, intentando captar in situ la verdadera esencia de la música country.

La primera compañía en trasladar a cazatalentos por el territorio americano fue Okeh en 1923, cuando Ralph Peer grabó a Fiddlin’ John Carson en Atlanta, método que Peer trasladó a Victor unos años después cuando llevó a cabo las famosas sesiones de Bristol. estas sesiones, a pesar del engorro que suponían, resultaban muy beneficiosas para las compañías. Hasta entonces los artistas que desearan grabar debían trasladarse  a una gran capital donde hubiera alguno de los grandes estudios (principalmente New York), lo cual no estaba al alcance de todos, ya que suponía dejar su trabajo habitual con el riesgo de no ser contratados. Además, aunque está claro que las compañías pagaban bien por las grabaciones y siempre salían a cuenta para los artistas, no todos podían permitirse el lujo de viajar, así que este nuevo método acercaba el estudio a los artistas, y no al revés, facilitándoles el  traslado.

Walker llevó a cabo una primera sesión en octubre de 1928 tras anunciarse siguiendo el método habitual tal y como le explicó a Mike seeger durante una entrevista: “Preparábamos las sesiones de grabación con antelación, corriendo la voz de que estaríamos allí durante un tiempo concreto del año, y esa gente venía de una distancia de 800 o 900 millas.  Cómo llegaban allí nunca lo sabré, y como volvían tampoco lo sabré.”

Otra foto de la banda.

Se grabaron a un buen número de artistas en 1928, así que justo un año despues, en octubre de 1929, Walker volvió a Johnson y siguió con su tarea. Es durante esta segunda sesión que se grabó el único disco editado de la banda que hoy nos ocupa, los Moatsville String Ticklers. Esta banda, oriunda de la ciudad de Moatsville, en Virginia del Oeste, constaba de ocho miembros que respondían a estos nombres siguiendo el orden de la fotografía de más arriba: (de pie) Zel Frey, Doyle Shaffer, Brooks Ritter, Floyd Frey y (sentados) Marshall Summers, Harold Ritter, Cecil Frey, and Gordon Frey. Cecil Frye (violinista) y Brooks Ritter (banjo y carpintero de profesión) eran los líderes del grupo que, aún a pesar de grabar 4 temas, sólo vio 2 editados en un único disco. ¿La cuestión? La maldita depresión que había estallado un mes antes con el Crack de la bolsa americana y que hundió las ventas de discos. Toda una verdadera pena, ya que no sólo se trata de uno de los primeros ejemplos de música del oeste de Virginia sino que la banda era realmente estupenda.

Aquí os dejo con una de las caras del disco, un tema propio bautizado como “Moatsville Blues” en homenaje a la ciudad natal de la banda. Toda una joya del country y uno de mis discos favoritos del género. Atención a los violines. Como siempre, digitalizado de mi colección. Espero que lo disfruten.

Moatsville String Ticklers “Moatsville Blues” Johnson, Tennesse, 22/10/1929 Columbia 15491-D

ARCHIVO/FILE

………………………………………………………

Publicado en MELOMANÍAS, Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

LES LOUPS: Criollita

Óscar Alemán y Gastón Lobo en una foto promocional.

Los detalles de cómo Gastón Lobo y Óscar Alemán se conocieron son poco precisos y escasos, si bien se sabe que ambos coincidieron por primera vez en la ciudad de Santos, Brasil, donde ambos trabajaban como músicos, en una fecha indeterminada de 1924. Alemán contaba por entonces con apenas 15 años y había llegado a Brasil desde su Argentina natal para actuar junto a su familia en el Sexteto Moriente, que incluía a sus dos padres y a sus hermanos y hermana (algunos datos aseguran que tenía 2 hermanos y una hermana, aunque sólo he podido encontrar confirmación de 1 hermano). Este grupo ofrecía en sus espectáculos cantos y bailes folklóricos argentinos, pero el suicidio del padre (algunos datos hablan de la muerte de los dos padres) allá por 1919 deshizo el grupo dejando al joven Óscar ganándose el pan como músico y cogiendo todo tipo de trabajos aquí y allá.

De la vida de Gastón Lobo, en cambio, se sabe mucho menos. Se supone que nace en 1891 gracias a un artículo publicado con motivo de su muerte, y que viaja a Hawai en algún momento de la primera década del S. XX, donde aprende a tocar la guitarra hawaiana de los nativos y desde donde es probable que vaya a Estados Unidos, ya que se le atribuye la introducción del banjo en Brasil. Poco después se sabe que vive en Rio de Janeiro donde su nombre aparece unido al de los locales nocturnos de la ciudad. La cuestión es que apenas se sabe nada de sus primeros años como músico ni los motivos por los que estaba en Santos cuando se fijó en ese quinceañero al que ofreció montar un dúo. Años más tarde el propio Alemán recordaba ese momento en una entrevista:

“Un día vino un señor que se llamaba Gastón Bueno Lobo y me preguntó si quería hacer un número con él. En ese momento comenzó mi vida, una más seria. Me dio una guitarra para que estudiara, pero él no venía a enseñarme porque trabajabaNo tenia quién me enseñara. Entonces, de acuerdo con lo que yo sabía del cavaquinho, me las arregléPero la guitarra era mucho más difícil: Era grande, había que abrir los dedos y yo tenía la mano chiquita. Pero fui aprendiendo lo suficiente.” (fragmento  del libro “Tributo a Óscar Alemán” de Guillermo, José y Estanislao Iacona)

Lo más curioso de la relación es el hecho de que Alemán apenas sabía tocar la guitarra y su aprendizaje fue básicamente autodidacta (No dudo que en sus incios Lobo no le enseñara nada, pero es más que probable que sí lo hiciera cuando los dos tocaban ya juntos tiempo después), algo realmente loable teniendo en cuenta que se convertiría en toda una leyenda de las seis cuerdas a partir de los años 30, tanto en Europa como en Sudamérica.

Alemán y Lobo

Después de un tiempo ambos músicos se unen finalmente con el nombre profesional de Les Loups en 1926 (imagino inspirados por el apellido de Lobo), cuando dan sus primeras actuaciones en Santos, Sao Paulo y Rio de Janeiro (si bien se acostumbra a citar Rio como su debut). Lobo se encarga de la guitarra hawaiana mientras alemán le acompaña con su guitarra, pero al contrario de limitarse a llevar el ritmo, crea un contraste con maravillosos fraseos convirtiendo su música en algo muy especial. Eso unido a un buen repertorio nutrido básicamente del Tango, del Vals y del Foxtrot,  tanto con excelentes composiciones propias como temas populares, los lleva a cosechar buen éxito y críticas, llevándolos de gira hasta Argentina unidos a la compañía del cómico Pablo Palitos. Es allá, en Buenos Aires, donde llaman la atención de la Victor argentina, quienes les contrata para un total de 16 cortes grabados entre 1927 y 1929 que son ya leyenda.

Les Loups con la troupe de Harry Fleming. Fuente: oscar-aleman.blogspot.com

Entre medio de esas sesiones graban un único disco con la estrella del tango Rosita Quiroga (toda una rareza de la que poseo una copia) y también, unidos al violinista Emilio Vardaro, unas pocas caras bajo el nombre de Trio Victor (también difíciles de encontrar). El final pero se acerca en 1929, cuando se unen al show de jazz ambulante de Harry Fleming. Con él se mueven a Europa de gira y después de unas actuaciones en España (Madrid, Zaragoza y Barcelona) graban su último disco allí (Odeon 183104, algún día te encontraré) del que todavía no sé de ninguna copia. Al poco Gastón Lobo decide irse a París mientras Alemán se queda un tiempo en Madrid probando suerte como músico, antes de trasladarse también a la capital francesa donde se consagrará como  guitarrista y director de orquesta.

Pues bien, llega la hora de la música. Para amenizar la entrada, me he decidido por su primer lanzamiento, una joya que he conseguido recientemente con dos estupendas caras. Por un lado el tango “Hawayanita”, lo que dará una idea general a cualquiera del tono general de las grabaciones de Les Loups. Pero en el otro lado tenemos una de las piezas más especiales de sus discografía, la menos conocida “Criollita”, un vals que nos ofrece la única grabación con Gastón Lobo al ukelele. Digitalizados de mi colección. Espero que los disfruten

Nota: Mis más sinceros agradecimientos y elogios a la web oscar-aleman.blogspot.com.es. Si alguien necesita más información sobre Les Loups es el sitio perfecto a donde ir.

Les Loups “Hawayanita” Buenos Aires, diciembre 1927 VICTOR 79968

Les Loups “Criollita” Buenos Aires, diciembre 1927 VICTOR 79968

ARCHIVOS/FILES

………………………………………………………

Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , , | 2 comentarios

SEXTETO HABANERO: Las Cuatro Milpas

El Sexteto Habanero en sus incios.

Mi amor por la música cubana ha ido creciendo durante estos últimos años, y todo empezó de casualidad, cuando hace algún tiempo decidí llevarme a casa un disco del Trío Matamoros, el mismo que compartí aquí hace un tiempo. Pero he de admitir que de entre todos los grupos que he ido escuchando hay uno que me despierta una verdadera pasión, el Sexteto Habanero.

Formado en 1918 inicialmente como cuarteto (otra fuentes indican que en 1920), a esta banda se la reconoce como la verdadera inspiración para muchos otros combos que vinieron después, ya que su formato (incluyendo maracas, bongos y botija) reformularon la idea que el público general tenía del Son cubano. Estos elementos rítmicos típicos de Cuba, unidos a la guitarra y el tres y sus armonías vocales crearon escuela, ofreciendo un sonido novedoso y al mismo tiempo añejo. Sus grabaciones son realmente fascinantes y tenían un sonido mucho más crudo (por decirlo de alguna manera), a medio camino entre lo moderno y lo tradicional, que el de otros combos que grabaron siguiendo sus pasos. Puede que ellos y el Trío Matamoros fueran las bandas más populares y rompedoras de los años 20 y 30.

Cuando Ricardo Martínez, el fundador del Cuarteto Oriental, abandona el grupo, este se convierte en sexteto y adopta el nuevo nombre en referencia al origen habanero de todos sus componentes. Con Abelardo Barroso a las voces graban su primeros temas en 1925 para la compañía Victor, pero el verdadero reconocimiento les llega con su primer viaje a Estados Unidos al año siguiente, cuando la casa discográfica les contrata para otra serie de grabaciones. Su primer lanzamiento de 1926 vende casi 15.000 discos, lo cual es un éxito bastante notable, lo que les lleva a grabar decenas de temas para la compañía entre 1925 y 1931, lo cual los convierte en uno de los combos cubanos más prolíficos de la época, aunque su carrera no se detiene allí, ya que a lo largo de las décadas y a base de cambios de músicos el sexteto sigue activo hasta hoy en día.

Para amenizar esta entrada, he escogido el primer disco que tuve de ellos, grabado en La Habana en 1927, y por lo que descubrí uno de los que cosechó más éxito (12329 copias vendidas según los datos de Victor). Dos preciosos sones, “Las cuatro milpas” (todo un clásico) y “Mujeres que gozan” que espero disfruten tanto como yo. Como siempre digitalizado de mi colección.

Sexteto Habanero “Las cuatro milpas” La Habana, 19 marzo 1927. Victor 79296

Sexteto Habanero “Mujeres que gozan” La Habana, 19 marzo 1927. Victor 79296

ARCHIVOS/FILES

………………………………………………………

 
Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , , | 3 comentarios

MAESTROS DE LA GUITARRA HAWAIANA 5: TAU MOE

Tau Moe a la dcha. en sus inicios. Foto de Bob Brozman tomada de ‘The Hawaiian Steel Guitar and Its Great Hawaiian Musicians’

Tau Moe, el que fuera uno de los grandes guitarristas hawaianos de los años 20, fue también el más longevo artísticamente hablando, ya que se mantuvo activo durante más de 60 años tocando primero con la banda de Madame Riviere y con la Tau Moe Family luego, esta última incluyendo a sus dos hijos y su mujer, Rose. Gran parte de ese tiempo se lo pasó girando por medio mundo, especialmente por el continente asiático, llevando consigo un espectáculo de música tradicional hawaiana y samoana así como de haole hula (se engloba tras este término el estilo musical nacido de la unión de la música hula hawaiana y la música occidental, haole).

Nacido en Pago Pago, Samoa, el 13 de agosto de 1908, en el seno de una familia de 11 hijos de padres misioneros mormones, Tauvivi Moe empieza a realcionarse con la música desde joven a través de los servicioes religiosos de sus padres. Con 11 años la familia se muda a La’ie, en Hawai, y el interés del chico por la música sigue creciendo, llevándolo con el tiempo a tocar con futuras estrellas de la guitarra hawaiana, como Johnny Almeida o David Kaili. En 1927, su tío le consigue su primer trabajo como guitarrista para un espectáculo muy peculiar creado por una tal Madame Claude Riviere. De origen francés y afincada en Honolulu, donde enseñaba su lengua nativa, Riviere sentía una enorme pasión por la música de las islas del Pacífico y organizaba fiestas a las que invitaba turistas en las que tocaba un grupo reunido por ella misma con música y bailes autóctonos. El tío de Tau, Pulu, bailaba en ese espectáculo y fue quien consiguió que el joven guitarrista fuera contratado por un sueldo de 2 dólares al día. Tau todavía estudiaba, pero al llegar el fin de semana viajaba los más de 60 kilómetros de distancia hasta Honolulu para unirse a la troupe de Madame Riviere.

El show, que reunía a dos tíos más de Tau, mezclaba música de Tahití, hawaiana y polinesia y se convirtió en la primera atracción turística comercial estable de la isla. Al poco tiempo se le unió una nueva cantante, Rose, la que con el tiempo se convertiría en la mujer de Tau. En 1928 la banda de Madame Riviere realiza una extensa gira (algo muy común entre los combos hawaianos de la época) que les lleva a recorrer gran parte de Asia con países como Japón, China, Filipinas, India, Burma o Indonesia, y que se alargará hasta 1934. Madame Riviere gustaba de reunirse en círculos bienestantes e intelectuales, y en sus estancia en la India la banda llegó a conocer a Ghandi, un personaje que caló hondo en el joven Tau.

Tau y Rose con su hijo Lani en medio en una foto promocional.

Durante esa extensa gira Tau y Rose se casan y su primer hijo y futuro miembro de la Tau Moe Family, Lani, nace en Japón en  1929. Es también en Japón, concretamente en Tokio, donde la banda graba por primera vez una increíble sesión de 8 caras inicialmente pensadas para el mercado norteamericano. Estas grabaciones, como bien dijo una vez Bob Brozman (amigo y colaborador de Tau), a pesar estar grabadas en 1929, no presentan ningún tema haole hula que tanto gustaba en la época, sino que nos dan una estupenda idea de cómo era la música tradicional interpretada en estos espectáculos en los años 10. Música tradicional samoana y hawaiana interpretada con guitarras, ukelele, y por encima de todo, la maravillosa guitarra hawaiana de Tau y el inimitable falsetto puro de Rose.

Poco después Tau y Rose abandonarían el grupo para empezar su propia carrera que se alargaría varias décadas más, pero dejaremos eso para otro momento. Ahora toca centrarnos en la música y presentar una de las grabaciones de esa sesión de Tokio de 1929. Si bien el disco que presento es el más común de la sesión, no deja de ser una verdadera rareza, como casi todos los discos editados con el grupo de Madame Riviere, auténticas joyas codiciadas por los fans de lo hawaiano. En concreto, se trata del tema “He aloha no o Honolulu” editado tanto por la Columbia americana como la japonesa. Curiosamente mi copia es japonesa (parece ser que vendió más alla que en los EUA) donde la banda se bautizó como The Samoan Troupe, y aparte de estar en un estado envidiable es una de las joyas de mi sección hawaiana. Digitalizado de mi colección. Espero que lo disfruten tanto como yo.

The Samoan Troupe (Madame Riviere’s Hawaiians) “He Aloha No O Honolulu” Tokio 1929. COLUMBIA J781 (Japón)

ARCHIVO/FILE

………………………………………………………

Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

BOBBY LEECAN & ROBERT COCKSEY – Don’t you let your head hang down

Hoy la entrada será más corta de lo acostumbrado, pero no por eso peor, ya que contamos con nada más y nada menos que los fantásticos Bobby Leecan y Robert Cooksey. Este modesto dúo de Blues/Ragtime realizó unas estupendas sesiones para el sello Victor entre 1926 y 1927 que con el tiempo se han convertido en discos realmente codiciados para los coleccionistas. El dúo se supone que se formó en Philadelphia, ciudad natal del genial Bobby Leecan. A lo largo de su carrera, este increíble guitarrista estuvo al servicio de varios combos, gracias a su asombrosa versatilidad a la hora de mezclar géneros, como por ejemplo las grabaciones que realizó junto Fats Waller y Thomas Morris, las que hizo con la Dixie Jazzers Washboard Band o acompañando a cantantes como Helen Baxter o Elizabeth Smith.

Leecan, nacido en 1897 se unió a Robert Cooksey, nacido en 1893, seguramente en Philadelphia, como bien han argumentado varios estudiosos, formando parte de la escena musical de la ciudad y alrededores. Cooksey ya había cedido su harmónica en 1925 por primera vez para el sello Okeh, acompañando a la cantante Sara Martin (aunque es probable que ya grabara el año anterior para Vocalion junto a Viola McCoy), pero el estreno de ambos músicos juntos no fue hasta 1926, cuando en New York graban su primera sesión para Victor. A partir de ahí varias sesiones siguen con varios combos, hasta que al año siguiente los dos vuelven a grabar solos en New Jersey. Por desgracia ambos murieron en los años 30 y y se sabe más bien poco de ambos. Pero por fortuna, aunque su carrera fue corta resultó bastante fructífera.

Pues bien, es de esta segunda sesión con Victor en 1927 que hoy rescato un par de temas. En ambos se puede comprobar el increíble toque a la guitarra de Leecan (y al kazoo!), tanto como solista como acompañando a la estridente harmónica de Cooksey. Son grabaciones que se mueven a medio camino entre el Blues y el Ragtime y que pueden resultar adictivas a la primera escucha. De hecho conseguí este disco hace poco y ya estoy deseando conseguir más de este dúo. Como siempre, digitalizado de mi colección. Espero que lo disfruten.

Bobby Leecan and Robert Cooksey “Don’t you let your head hang down” Camden, New Jersey, 24/5/1927 VICTOR 20768

Bobby Leecan and Robert Cooksey “Blue Harmonica” Camden, New Jersey, 24/5/1927 VICTOR 20768

ARCHIVOS/FILES

………………………………………………………

Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , | 2 comentarios

JIM AND BOB: Los geniales hawaianos

Jim and Bob.

Jim and Bob fueron uno de los dúos más impresionantes de la música hawaiiana grabada en los años 30, gracias sobretodo a la soberbia labor a la guitarra steel de Bob Kealoha Pauole, pero como suele pasar, se sabe realmente poco sobre ellos. Algunos coleccionistas han ido desenterrando un poco de valiosa información en los últimos años, e incluso han aparecido algunas fotos inéditas, pero la información sigue siendo escasa para un dúo que saboreó las mieles del éxito entre finales de los años 20 e inicios de los 30 gracias a la radio.

Sabemos que Jim Holstein Nace en Honolulu el 11 de octubre de 1899 y que Bob nace en Kauai el 21 de julio de 1906, pero la primera noticia que se tiene de ellos es a través de ese medio que tanto daño hizo a la industria musical. En 1928, la cadena de radio WENR les contrata para un show radiofónico y eso les abre las puertas del mundo del espectáculo. Jim y Bob ofrecen allí un amplio repertorio de canciones que van desde la música pop, la hawaiana, el Blues o el Jazz, pero a pesar del su éxito y reconocimiento no es hasta 1933 que el sello Victor los contrata para una sesión de grabación. ¿Por qué tan tarde? ¿Por qué una única sesión? La verdad, nadie parece tener una razón, pero lo importante es que gracias a ello, ahora, más de 80 años después, podemos disfrutar su música.

Esa única sesión se celebró en un sólo día, el 12 de diciembre de 1933, en Chicago, y resultó realmente curiosa. Por un lado, Jim y Bob grabaron nada más que 12 temás de un sólo día, algo ya por sí solo loable, pero encima y para colmo de la perfección, no parece que hicieran más de una toma por cada tema, ya que no se tiene registro de ninguna toma alternativa. Eso sí que es realmente raro, ya que todos los sellos realizaban al menos dos tomas de cada tema por precaución (algunas de las tomas no editadas eran lanzadas luego por otros sellos), pero curiosamente no fue este el caso. Victor no acabó sacando los discos sino que fueron editados una años después (o hasta dos) por su sello subsidiario Bluebird (quien los bautizó como The Genial Hawaiians), para luego ser posteriormente editados en Montgomery Ward y Victor Japonés. 12 temas, 6 discos: Eso es todo lo que Jim y Bob dieron de sí en pizarra.

No tengo las cifras de ventas, pero imagino que no fueron muchas, ya que sus discos son de entre los más buscados entre los fans del género (no quiero ni decir lo que he tenido que pagar por alguno). El que hoy os presento es, de hecho, uno de los más raros de los 6, el Bluebird B-5944, que en su cara B incluye el único tema en el que Bob dejó aparte su guitarra hawaiana y ejecutó uno de los solos de ukelele más impresionantes jamás grabados. Más adelante puede que comparta alguna de sus otras joyas, pero he creído conveniente escoger uno de sus temas más oscuros, aunque también de mis favoritos; Nada más y nada menos que una frenética versión en ukelele del clásico del Jazz “Sweet Georgia Brown” llena de maestría y de una técnica impresionante. Espero y creo, que después de oírla, cualquiera verá al pequeño instrumento de otra manera.  Como siempre, digitalizado de mi colección. Espero que lo disfruten.

Jim and Bob “Sweet Georgia Brown” Bluebird B-5944. Chicago, 12/12/1933

ARCHIVO/FILE

………………………………………………………

Publicado en MELOMANÍAS | Etiquetado , , , , | Deja un comentario